Mono enviado al espacio regresa con superpoderes

CABO KENNEDY, USA – «Chitico», el famoso chimpancé enviado al espacio en 1955 en la sonda «Bollaguer VII», regresó a la tierra con súper-inteligencia y poderes increíbles. La noticia fué revelada en la autobiografía del mico, lanzada al mercado editorial la semana pasada.

El libro «Chitico – La conspiración», se agotó rápidamente en los zoológicos y circos. El aburridísimo libro revela la forma en que fue obligado a no hablar con la amenaza de que le cortarían la cola. En su viaje orbital, Chitico fue acompañado por el premio Nóbel de física, doctor Isaac Sagan, quien tenía la difícil tarea de darle maní y cambiarle el pañal al mono.

El científico fue testigo excepcional del cambio en la personalidad de Chitico y al finalizar el viaje interplatanario también fué obligado a guardar silencio. Según las normas de la NASA, todo cuerpo que regresa a la atmósfera debe pasar por un periodo de cuarentena, y Chitico no fué la excepción. En los estudios que se le hicieron al mono se descubrieron cosas extrañas: Chitico sabía leer, escribir, jugaba ajedrez y ping-pong, de un modo muy particular al que bautizaron ping-kong.

Además de esas habilidades, Chitico tenia otras que sólo se descubrirían años después, como lo relata en su libro: «En cuanto los científicos descubrieron que mis neuronas se habían triplicado, comenzaron a ponerme tareas cada vez más complicadas. Yo era el encargado de barrer, planchar y cocinar en el laboratorio. Es por esa razón que no quise que se dieran cuenta de que yo sabía hablar, porque de seguro me pondrían a contestar el teléfono».

El monito, con el tiempo, descubrió que también tenía poderes extra-sensoriales, telepatía y facilidad para la telequinesia, la hipnosis y sabía hacer el viaje astral hasta con los ojos cerrados. Luego de estudiarlo al derecho y al revés, los científicos comenzaron a tomarle cariño al chango, sobre todo después de saber que podía leerles el pensamiento y, peor aún, podía desvestirlos con la mirada, pues tenía visión de rayos triple X.

Tras su jubilación, Chitico por fin pudo revelar todos los secretos que tenía guardados, y montar un show de hipnosis, como siempre quiso. Si antes la gente quería que el mono hablara, ahora se preguntan como hacer para que se calle.

Salir de la versión móvil