¿Otro cristal roto?

Si a los chicos de un colegio les dejan jugar con el balón cerca a ventanales, lo más natural es que se rompan los vidrios, así sea de vez en cuando. En este caso se salen de lo normal. Vidriero feliz.

Deja un comentario:

Salir de la versión móvil