Cuatro chistes de borrachos

Llega un borracho a las oficinas del Gobierno, toca la puerta y se dirige al guardia:
-Quiero ser empleado del gobierno ¿cuáles son los requisitos?
¿Esta usted loco, drogado, idiota o es un imbécil?
-No, pues con tantos requisitos mejor ya no!

———————————–
Estaban dos borrachitos en un bar cuando ya estaba por cerrar.
-Oye cumpa, ¿por qué no vamos a mi casa para seguir chupando?
-No, mejor vamos a la mía que es aquí cerquita.
-No cumpa, la mía es más cerquita.
-A ver, vamos, a ver cuál es más cerca. Salen y llegando a la esquina se detienen y uno dice:
-Ya llegamos cumpa, está es mi casa.
-No puede ser cumpa, ésta es mi casa.
-No te creo, es la mía.
-A ver, tocaremos la puerta así sabremos de quién es. Tocan la puerta, sale la dueña, y les increpa:
-¡Qué bonito, qué bonito, padre e hijo borrachos!

———————————-
Entra un borracho a una cafetería y dice, celebrando, con voz balbuceante:
– ¡Feliz año nuevo!
A lo que una dama le contesta:
– ¿Feliz año nuevo? ¿En pleno agosto? reaponde el borracho:
– ¿Ya estamos en agosto? ¡Ay, mi mujer me va a matar, nunca había llegado tan tarde!

———————————–
Había un tipo que era tan borracho, pero tan borracho a quien le decían «genio», porque cada vez que destapaban una botella siempre aparecía.

————————————
Y acá un video de cómo un borracho destapa una cerveza…

Salir de la versión móvil