Grave descalabro por caida de acciones en Tokio

TOKIO, ÁFRICA- Debido a un terremoto de 3 grados en la escala de Richter, una bolsa llena de acciones dejó como una estampilla al multimillonario inversionista Koshino Malano.

El incidente se presentó durante una acalorada sesión de compra y venta de acciones en la bolsa de Tokio, una de las mas importantes de todo Tokio.

El pobre Koshino se encontraba negociando unas acciones de el importante periódico «El Diario Nocturno» cuando lo sacudió la noticia de que estaba temblando. A pesar de que en esa zona son frecuentes los terremotos, los maremotos, las motos y los juguetes a controles remotos, Koshino fué a buscar refugio debajo de un poco resistente paraguas que no resistió el peso de tres toneladas de documentos.

Las últimas palabras del pobre Koshino fueron: «Venda, venda», a lo que sus asistentes, respetando su último deseo vendieron absolutamente todas sus acciones a precios irrisorios. Luego cayeron en cuenta de que Malano estaba pidiendo que le vendaran la cabeza, pues le dolía mucho.

Pese al hecho, los precios de las acciones se mantienen estables. Lo que si quedó inestable fué el edificio de la bolsa, por lo que los corredores de bolsa debieron ser trasladados a la plaza de mercado de Tokio.

La moraleja de esta historia podría ser bien irónica, como para ganarnos un premio de periodismo; algo sobre el magnate que muere aplastado por su avaricia o algo por el estilo, o simplemente que debemos rogar que algunas acciones no suban demasiado, porque a veces las suben al segundo piso y cuando se caen espichan a la gente.

La velación se realizará hoy en las salas 3, 4 y 5 de la funeraria «Ultimo Sayonara» y se ofrecerá café, agua aromática y habrá karaoke, sushi y servicio de lloronas profesionales.

Un comentario en «Grave descalabro por caida de acciones en Tokio»

Los comentarios están cerrados.

Salir de la versión móvil