Fail en la piscina

El problema no es de fuerza, sino de puntería.

A %d blogueros les gusta esto: