Por qué no hay que dormir en el metro

A este pobre hombre primero le ganó el cansancio, y luego le ganó la inercia.

Ver también:  Por esto no hay que celebrar antes de llegar a la meta

Deja un comentario:

A %d blogueros les gusta esto: