Jesús le cura el ano por televisión

Después de estar en el hospital por un desgarre perianal de tercer grado, seguramente una dolencia incómoda y dolorosa, Andrés fue curado con solo sintonizar el programa de este amanerado tele-evangelista.

Lo más increíble es el mensaje específico que le dio Jesús al predicador: «He sanado el músculo del ano de una persona».

Aleluya. Esta es, probablemente, la sanación más vergonzosa de la historia.

Deja un comentario:

Salir de la versión móvil