La cerveza mágica

Resulta que una señorita (una prostituta fina) llega a una de esas fiestas para gente de mucho nivel y dinero, en el ultimo piso de una gran hotel.

Luego de dar un par de vueltas divisa a un apuesto hombre, muy fornido, que se encontraba apartado del grupo de gente, revolviendo un vaso suavemente.

Obviamente se le vino a la cabeza la idea de que seguramente seria un millonario, aburrido y con ganas de «eso» que ella le podía dar, por lo que se le acerco y le comenzó a hablar.

– ¿Que estas tomando? guapo…

– Cerveza mágica. Contesto.

– Dale, no te hagas el interesante, ¿Que estas tomando?

– De verdad, cerveza mágica, mira.

Y el hombre toma un trago, le da el vaso a la mujer y sale volando por todo el salón, da un par de vueltas y vuelve al lugar.

– ¿Como lo hicistes? Dice ella, – Dale, donde están los hilos…

– No hay hilos ni trucos, es verdad, mira.

Tomando nuevamente un trago, sale volando, pero esta vez sale por una de las ventanas y entra por otra.

La mujer, totalmente fascinada por lo que sus ojos veían, le pregunta si «la cerveza mágica» haría efecto en ella.

-Si, por supuesto , respondió velozmente el caballero.

– Mozo , por favor, sírvale un vaso de «Cerveza mágica» a la Srta.

Así fue como la Srta. bebió un trago, salió corriendo, se tiro por la ventana y se hizo mierda contra el piso. Al caballero se le esbozo un sonrisa y el mozo le dijo:

– Superman, cuando estas borracho sos un hijo de puta!!

A %d blogueros les gusta esto: