No se mató por un pelo

Un imprudente conductor se pasa el semaforo en rojo a mil por hora. Todos se salvan de milagro.

A %d blogueros les gusta esto: