Anécdota del torero español “El Curro”

En una ciudad de España, vivía un reconocido torero llamado “El Curro” quien tuvo la mala suerte de tener como vecino a un japonés, quien al saber de su prestigio quiso saludarlo pero su voz en español era tan defectuosa que no podía pronunciar bien la erre, de tal forma que al saludarlo dijo:
-Buenos días señol culo.
El curro muy enojado se hizo el de la vista gorda, pero dicha situación se repitió una y otra vez, por lo que optó por comprar dos perros bravos para amedrentar al japonés.
Luego y durante varias ocasiones se encontraronn de nuevo, al acercarse el japonés los perros gruñen, este saca sus dos dagas y se dispone a defenderse.
El curro entonces silba a sus perros y estos obedecen entrando a la casa.
Ante tanto inconveniente el japonés decide demandar al torero por lo cual va a una comisaría de policía.
Allí le pregunta el comisario: ¿cuál es su problema?
Mile señol comisalio, los pelos del culo no me dejan caminal.
El comisario le aconseja:
-Bueno amigo, córteselos.
El japonés responde:
Eso es lo que quielo hacel pelo cada vez que los voy a coltal el culo chifla y los pelos se van pala adentlo!

Un comentario en «Anécdota del torero español “El Curro”»

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: