Ver para creer.

Este corredor de autos dió por segura su victoria faltando pocos metros para llegar a la meta y por sacar la mano para celebrar, arruinó su triunfo. Si no lo veo, no lo creo.

Ver también:  Simplemente un anciano columpiando un perro

Un comentario en «Ver para creer.»

Deja un comentario:

A %d blogueros les gusta esto: