Broma clásica: armadura que cobra vida

La mejor es la del final, con el novio sabelotodo.

A %d blogueros les gusta esto: