Tres chistes de religiosos

-La novicia del convento al escribir una carta a su superior inicia así:
“Querido Monseñor:”
Se da cuenta del tono de confianza de sus palabras y vuelve a empezar:
“Excelentísimo Monseñor:”
Recapacita pensando, es demasiado formal.
“Señor Monseñor:”
Este título le parece muy mundano, sigue probando varios títulos y decide:
“Don Monseñor:”
Para asegurarse de no meter la pata, le pregunta a la Madre Superiora:
-¿Madre, Monseñor se pone con Don?
-Claro que se pone condón, si no, este convento sería una guardería.

——————————————-
Un cura es enviado a Alaska. En obispo lo va a visitar un año más tarde y le pregunta:
– ¿Y cómo le ha ido por acá?
– Bueno si no fuera por mi rosario y mis dos whiskys al día estaría perdido. A propósito ¿gusta un whisky?
-Sí por favor, gracias
-¡Rosario! un whisky. doble para el señor obispo.

——————————————
Dos amigos se encuentran en la calle, y uno le dice al otro:
-¿Sabes? Estuvimos intentando ingresar en el Opus Dei, mi señora y yo somos muy religiosos y deseamos educar a los chicos con los mismos valores.
-¿En serio? Te felicito, pero ahí hay un tema muy complicado, creo que te piden un período de abstinencia sexual.
-Así es. Me dijeron que tenía que pasar seis meses sin tener relaciones.
-Lo iba llevando bastante bien hasta el tercer mes…
-¿Y?
-Pues un día mí mujer se agachó para agarrar una bolsa de yogurt de la heladera, ahí ya no aguanté más, ya no podía más, me tiré encima de ella e hicimos el amor como desaforados.
-¿Y te echaron del Opus Dei?
-¡Del Opus Dei y del Carrefour también!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *