Ver un perro jugando con pompas de jabón puede no ser nada raro, hasta que un bebé lo ve por primera vez y se ataca de la risa.

Vía Nolys Cárdenas

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *