Cómo hackear cajeros

Advertencia: En esta serie de artículos sobre hacking casero puedes encontrar información que mal utilizada te puede meter en graves problemas, infórmate, pero para corregir tus propias malas costumbres.

En una nota pasada les contaba la noticia de un travieso tramposo que programó un cajero automático para que en lugar de darle billetes de 5 dólares le diera de 20.

Pues resulta que el caso no es de hacking avanzado, sino del método más antiguo para trampear: Pura ingeniería social o aprovechar la ingenuidad del 99,9% de las personas.

El señor simplemente compró por internet el manual del cajero, que está a disposición de todo el mundo, y descubrió que los encargados de la máquina nunca cambiaron el password por defecto de la máquina. Esta falla de seguridad no es culpa de la máquina sino del operario, o en términos científicos, el problema no es la flecha, sino el indio.

Otro ejemplo: ¿Sabías que si marcas a un contestador panasonic y al escuchar el mensaje escribes el número 11 (password por defecto y que nadie cambia nunca) llegarás al menú de opciones y puedes escuchar los mensajes grabados, borrarlos o hasta cambiar el saludo?

Igual, sabías que por lo general para acceder al buzón de mensajes de alguien en una empresa solo basta con marcar # y el mismo número de la extensión, que también es la clave por defecto de estos aparatos?

La información completa (en inglés) del caso del cajero la encuentran aquí , incluso en uno de los comentarios de la entrada se llega al manual en PDF del cajero.

A %d blogueros les gusta esto: