Cuando el abusador sexual está en casa

Por considerarlo de gran importancia y por ser el maltrato infantil un tema que me preocupa (ver cajita negra permanente al finalizar la portada de este sitio), reproduzco el post publicado por Víctor Solano en su blog e invito a los dueños de otros blogs a hacer lo mismo cumpliendo con nuestra responsabilidad social de permitir a los niños vivir una infancia inocente y tranquila, tal vez la distancia o el tiempo no te permita asistir al congreso, pero la información para los padres es una importante arma para combatir este problema.

El vertiginoso crecimiento de los índices de maltrato hacia los niños y las niñas en Colombia y el resto de Latinoamérica es la principal razón por la que el próximo 24 de mayo se llevará a cabo el Primer Congreso Iberoamericano sobre Maltrato Infantil: ‘El Abuso Sexual, un problema Global’, en el Centro Javeriano de Formación Deportiva de la Universidad Javeriana, con entrada libre para toda la ciudadanía.

El evento académico contará con la presencia de reconocidos expertos nacionales e internacionales en el tema y busca conscientizar a la ciudadanía, enseñarle a reconocer la actitud del niño abusado y dar el primer paso para empezar a disminuir y detener este flagelo, al motivar el rompimiento del silencio y generar un compromiso social.

Estas son algunas de las cifras que encontramos:

  • Durante el año 2006 aumentó en un 6% el abuso infantil en Colombia.
  • El rango más alto se encuentra en niños y niñas entre 5 y 14 años de edad.
  • Bogotá y Antioquia son identificadas como las zonas en donde más se cometen abusos.
  • Se denunciaron 14.840 casos ante Medicina Legal en el último año.
  • El 86% de las víctimas de abuso sexual que se presentan en Medicina Legal es población menor de edad.
  • 12.247 niñas y 2.593 niños fueron abusados sexualmente durante el año pasado.
  • 3 de cada 100 menores asistieron a Medicina Legal por abuso sexual.
  • El silencio es la cifra más importante pues se estima que el 70% de los casos no es denunciado por temor, conflictos sociales o coerción.
  • Existen 2.406 casos reportados indirectamente por institutos médicos o servicios sociales obligatorios.
  • Cada 14 minutos se presume que se presenta un caso de abuso sexual contra un menor de edad en Colombia, que es denunciado. Se cree que la cifra de casos no denunciados es mucho más mayor.

Pero algo que me deprimió bastante en el momento en que estábamos investigando fue cómo los menores de edad que han comenzado a ser abusados sexualmente modifican de forma dramática sus comportamientos con tal de evitar nuevos abusos.

A continuación, algunas señales que debemos aprender a ‘leer’ en los menores de edad:

En la apariencia física:

  • Dificultades para caminar o sentarse.
  • Ropa rota, especialmente la interior o presencia de sangre en ella
  • El niño empieza a tocarse mucho, jalarse el pantalón o la falda, repetitivamente.
  • Trauma en los senos, nalgas, parte baja del abdomen, en los muslos.
  • Embarazo
  • Durante juegos, clases de educación física, práctica deportiva, etc., hay movimientos que se le dificultan al niño o niña.
  • Infecciones venéreas. La más común es el condiloma que se presenta como una verruga dolorosa que se deben tratar con cremas o cauterizaciones. Cuando el niño es portador lo acompañarán siempre, especialmente cuando se le bajen sus defensas.

En el estado emocional:

  • El niño puede volverse muy retraído y silencioso, algunos desarrollan mutismo. O por el contrario, su comportamiento es agresivo en exceso.
  • Repentina caída en el rendimiento académico.
  • Alucinaciones visuales, táctiles o sensoriales en general.
  • Depresión permanente.
  • Ponerse ropa sobre ropa, necesidad de utilizar muchas prendas de vestir para dificultar el abuso.
  • Después de que el niño ya aprendió a ir al baño vuelve a la etapa de no controlar esfínteres. En algunos casos puede retener las heces para que el abusador sienta incomodidad y no lo intente nuevamente.
  • Aversión al acto de acostarse, sueños alterados o con pesadillas, no quiere dormir solo, ni que lo dejen solo en su habitación.
  • En relación con otros niños, sus relaciones son pobres: no participan en sus juegos o son demasiado complacientes.
  • Son “demasiado juiciosos o juiciosas” porque se acostumbraron a complacer.
  • No les gusta ir a visitar la casa de algún familiar o amigo. Quiere evitar los viajes familiares o las reuniones.
  • Comportamientos y comentarios de adulto con referencias sexuales.
  • Terminan huyendo del hogar y acercándose peligrosamente a la prostitución o al suicidio.

Hasta ahora hemos logrado que hablen de este problema en varios medios de comunicación como Todelar y CityTv. Hoy, por ejemplo, salió en la emisión del medio día de Noticias RCN, pero aún falta más divulgación.

Si conocen de alguien que esté interesado en asistir recuérdenle que está cordialmente invitado, pero debe escribir un correo electrónico a saavedra@cempu.edu.co con su nombre y el número de personas que van a asistir.

La entrada es totalmente libre este 24 de mayo a partir de las 7:45 a.m. en el Centro Javeriano de Formación Deportiva, de la Universidad Javeriana. Si alguno de ustedes quiere apoyar la causa replicando esta información en sus medios y redes sociales se lo agradezco enormemente; bueno, no tanto yo como los niños y niñas que podrían beneficiarse si nos decidimos a romper el silencio y a mostrar un sentido social en los blogs y fuera de ellos. ¡Gracias!

4 comentarios en «Cuando el abusador sexual está en casa»

  • el 21 de mayo de 2007 a las 4:53 pm
    Enlace permanente

    Que horror, la violación es uno de los crímenes más horrendos y perpetrada a niños lo es 1000 veces más. Lo peor es que los abusadores NO son monstruos con un cuerno verde o son de otro color, podrían estar sentados ahora mismo a nuestro lado y no saberlo.

    Respuesta
  • el 21 de mayo de 2007 a las 10:42 pm
    Enlace permanente

    Hola Ncolás:
    e felicito por ese aporte a las futuras generaciones, los buenos somos más. Reitero lo que dije en un comentario en equinoXio y en mi blog haciendo referencia a una frase de Mahatma Gandhi, “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”.

    ¡Juntos podemos contribuir para una sociedad mejor!

    Un abrazo de solidaridad y gusto saludarte y saludar tu noble y siempre lindo corazón!

    Respuesta

Deja un comentario:

A %d blogueros les gusta esto: