Vicepresidente venezolano se saca la caja de dientes en Asamblea

El vicepresidente de Venezuela Roberto Hernández juega con su prótesis dental en la Asamblea Nacional venezolana mientras se discute la ley de nuevo impuesto petrolero.

Tags:

Ver también:  No te imaginas cómo luce hoy el niño de La Casa del Alfajor

7 comentarios en «Vicepresidente venezolano se saca la caja de dientes en Asamblea»

  • el 22 de abril de 2008 a las 6:14 pm
    Enlace permanente

    Tantas cosas importantes que hay por saber, comentar, conservar, corregir o retomar, como para andarse fijando si al otro lado del mundo se paró una mosca en la revista que alguien estaba leyendo. Lo importante en el caso concreto, es si la ley del nuevo impuesto petrolero beneficiará o no al pueblo venezolano y, en caso dado, sus consecuencias en otras naciones.

    0
    Respuesta
  • el 23 de abril de 2008 a las 7:48 pm
    Enlace permanente

    Que podemos esperar de los que intentan gobernar y solucionar los problemas de este pais… solo estan en ese cargo por incapaces y mediocres, por eso se fastidian y nunca llegan a nada…….que PAPELON.

    0
    Respuesta
  • el 24 de abril de 2008 a las 10:35 am
    Enlace permanente

    jose manuel creo que si estas pensando en ese tipo de discusiones esta no es la pagina donde debiste entrar, esta ea para alejarse un poco de la maldita realidad y sacarle el lado bonito y chisyoso a la vida, nada de transcendentalismos pendejos

    0
    Respuesta
  • el 27 de abril de 2008 a las 9:50 pm
    Enlace permanente

    QUE ASCOOO! o seaaa hay lugares para hacer eso, como por ejemplo, en su casa, con las puertas cerradas donde nadie te vea… dos cosas pueden estar pasando aquí: o el man es un inculto de primera, o ya está tan viejo que no le importa. Cualquiera de las dos, no debería estar sentado ahí y menos de vicepresidente

    0
    Respuesta
  • el 29 de abril de 2008 a las 11:50 pm
    Enlace permanente

    Alexander ¿Graham Bell? (¡Qué bueno que no te llamas Juán Pérez… o Cuauhtémoc!, ¡Oh yeah!) Envidio tu habilidad para destrozar la Gramática y la Ortografía. Espero que me disculpes por haber lastimado tu sensible espíritu inclinado a las dentaduras postizas. Tienes razón, vayamos a revolotear con las hermanas moscas antes de que se acaben el «pastel de chocolate» y, con la fuerza de tu (nuestro) optimista pensamiento, exclamemos ¡Ah, qué rico! Atentamente: «Joe».

    0
    Respuesta

Deja un comentario:

A %d blogueros les gusta esto: