Nos ha llegado este poema…

Cuando te encuentre, te poseeré…
ese día, o a más tardar al siguiente, te llevaré a la cama.
Sin pedirte ni permiso… me acercaré, tocaré todo tu cuerpo y te poseeré.
Te dejaré con una enorme sensación de cansancio y sentirás voluntad de entregarte al máximo.
Lentamente te sentirás caliente y te haré transpirar profundamente.
Te haré gemmiir y hasta llorar.
Te dejaré sin aliento, sin aire y tu cabeza conocerá fuertes pulsaciones.
Mientras esté contigo, no te sentirás capáz de salir de la cama.
Cuando yo termine, me iré sin despedirme, convencida de volver algún día.

Ver también:  ¿Andrés Parra actuó en Pasión de Gavilanes?

———————————-
Envíado por La Gripe, esa molesta enfermedad que a vecces nos visita.

.

A %d blogueros les gusta esto: