Contrario a lo que podríamos pensar, el iris no está fijo detrás de la córnea, es elástico y responde a los movimientos del ojo como si fuera de gelatina.

Por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *