Hace dos años, en un zoológico ruso, una chimpancé hembra murió dejando huérfano a su pequeño bebé. Cuando uno de los empleados del zoológico lo llevó a su casa para cuidar mejor al pequeño nunca cruzó por su mente que su perra mastín lo adoptaría y sería una verdadera madre para el pequeño huerfanito tratándolo como a uno más de sus cachorros.

Gracias Cármen.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *