Chiste sobre una equivocación

Le dice por teléfono una mujer a su esposo:
-Gordo perdóname te dí las pastillas para los nervios en lugar del antidiarreico ¿Cómo estás?
-Bien mi amor, todo untado y maloliente, pero tranquilo.

Ver también:  Chistes de monjas

Deja un comentario:

A %d blogueros les gusta esto: