Mi primer nieto -Soneto tierno

Es su vida, su bien, su luz, su cielo;
es el supremo amor de la hija mía
que cuida de él con maternal desvelo,
y en sus brazos lo lleva noche y día.

Ya lo abriga y calienta con recelo,
ya lo arrulla cantándole a porfía,
y ya con él se arrastra por el suelo
riendo a un tiempo y llorando de alegría.

Ver también:  La intro de Game of Thrones en versión vallenato

Y el felice rapaz que así en mi casa,
entre sedas y holán, la vida pasa
cansado a mimos y comido a besos;

este mi nieto carilucio y guapo…
se llama Pepe, me costó diez pesos,
y es un muñeco atroz de puro trapo.

Víctor Eduardo Caro

Deja un comentario:

A %d blogueros les gusta esto: