Suegras en nueve chistes

– Suegra, ¿usted cree en la reencarnación?
– Pues claro que sí.
– Y dígame, si usted se muere, ¿en qué animal le gustaría reencarnar?
– Pues a mi siempre me han gustado las serpientes.
– ¡No vale repetir, no vale repetir!

——————————————————-

Un hombre iba de vacaciones en el automóvil con su familia. Su suegra gritaba y gritaba, molestaba, era insoportable, el hombre ya se estaba poniendo nervioso, hasta que detiene el auto, se baja, abre el baúl y le dice a su suegra:
– ¡Está bien!, venga adelante con nosotros.

—————————————–

– Auxilio, socorro, llamen a los bomberos… se quema nuestra casa!
– ¡Shhh!… silencio mi amor, no hagas ruido que vas a despertar a tu madre

——————————————

– Mi amor!… mi amor!… Hace media hora que se cayó tu mamá de la terraza!
– ¿Y porque recién ahora me avisas?
– Es que no podía hablar de la risa.

Ver también:  Chistes de monjas

——————————————

Llega la suegra a la casa del yerno y le dice:
– Querido ¿no le molesta que me quede a comer con usted?
– No, para nada ¿a usted linda suegra no le molesta comer milanesas de ayer?
– No… a mi no.
– Bueno entonces mejor venga mañana…

——————————————-

– A mi me gustaría que mi suegra fuera una estrella.
– ¿Si? ¿Para que los llevase a Hollywood?
– No, para que estuviese a 3.000 años luz.

——————————————

– ¿Por cuánto me compras a mi suegra?
– ¿Tu suegra? Por nada.
– De acuerdo, trato hecho.

—————————————–

– El otro día vi a tu suegra y…
– ¡Alto ahí! No se dice «suegra», se dice «madre política».
– Pero si la política es una porquería.
– Por eso mismo.

Ver también:  Chistes de monjas

——————————————-
En un pueblecito hay dos familias judías, y quieren casar a las hijas; pero como no hay chicos judíos en el pueblo, deciden unirse para buscarlos por los pueblos de los alrededores. Finalmente encuentran dos excelentes partidos, y les invitan a que vayan a conocer el pueblo. Pero resulta que uno de los tíos se arrepiente por el camino, y solo uno de ellos llega. Y es una joyita, así que las dos familias lo quieren. Total, que las dos familias empiezan a discutir de quién es el novio, y como la cosa no se aclara, deciden hablar con el rabino mas viejo de los alrededores.
– Lo que haremos es muy simple. Partiremos al chico por la mitad, y le daremos un trozo a cada familia para que no hayan discusiones.
Entonces la madre de una de las novias dice:
-No, por favor, pobre muchacho, ¿como le van a hacer eso!?
Pero la otra madre dice:
– ¡Eso,eso! que lo partan, que lo descuarticen!
Entonces el rabino dice a la segunda madre que pedía con los ojos inyectados en sangre que lo cortaran en dos:
– El chico se casa con su hija, usted es la verdadera suegra.

Ver también:  Chistes de monjas

Un comentario en «Suegras en nueve chistes»

Deja un comentario:

A %d blogueros les gusta esto: