Diez chistes gallegos

Un matrimonio gallego visita una feria de ganado.La mujer se queda mirando un hermoso cerdo y le dice a su esposo que lo quiere comprar. El marido :
-¿Dónde lo vamos a meter si no tenemos pocilga?
– Pues en nuestra habitación-,insiste la mujer.
– ¿Y el olor…?.
– Ya se acostumbrará…

——————————————
Entra el viejito gallego a la panaderia.
-Deme 1 kilo de pan.
-¡Pero señor se le va a poner duro!
-Entonces deme 2 kilos
—————————————
Un gallego que se ha comprado un Mercedes y el día que lo estrena con su señora se deja las llaves dentro del coche.
– Bueno: pues habrá que coger una piedra y romper un cristal -dice el hombre.
– No seas tan brusco, cariño; mira, la ventana esta un poco abierta; coges un alambre y tiras del seguro de la puerta…
El hombre lo intenta, pero nada. La mujer, con aquel retintín tan especial, le corrige:
– Pero, cariño, hazle un lazo al extremo para poder agarrar el seguro…
Sudando, hace el lacito, pero nada.
– Cariño, por Dios, el lacito mas estrecho: como piensas agarrarlo, ¿si no?
Total que, nuestro hombre, no puede más y le grita a su mujer:
– Sí, claro, tu desde dentro del coche lo ves todo muy fácil…
————————————–
El gallego le dice al doctor:
-Doctor le tengo miedo al sida, ¿Como lo evito?.
– Use siempre condones.
Al cabo de un año vuelve a consultar. Está bastante enfermo y después de preacticarle los exámenes, el doctor descubre que tiene sida.
-No me hizo caso en usar los condones
-Y siempre los use doctor, escasamente me los quitaba para orinar y hacer el amor.
—————————————–
Un gallego llega a un restaurante y el mesero le pregunta:
– Señor, ¿Vino de la casa?
Y el gallego le responde:
– No, del trabajo.
—————————————-
Un Argentino, un Mejicano y un Gallego estaban trabajando en la construcción de un edificio de 40 pisos. A la hora del almuerzo, empiezan a abrir sus Tappers y el Argentino, muy irritado, dice:
– ‘Sanguche de jamón y queso de nuevo, la reputa madre! Si mañana abro el Tapper y encuentro sanguche de jamón y queso, me tiro desde acá arriba!’
El Mejicano abrió su Tapper y gritó:
– ‘Tacos con chile de nuevo, manitos! Si mañana mi almuerzo son tacos con chile, me tiro desde acá!’
El Gallego abrió el suyo y dijo:-‘Sardinas de nuevo, coño! No! Si mi sandwich de mañana es de sardinas, me tiro yo también’.
Al otro día el Argentino abrió su Tapper, vio el sandwich de jamón y queso y saltó hacia la muerte.
El Mejicano abrió su Tapper, vió los tacos con chile y saltó también.
El Gallego abrió el suyo, vio que su sandwich era de sardinas y salto al vacío.
En el entierro de los tres, la mujer del Argentino lloraba sin parar, diciendo: -‘Si yo hubiese sabido cuanto él estaba cansado de comer sandwichs de jamón y queso, no le hubiera preparado nunca mas eso…!’
La mujer del Mejicano también lloraba y gritaba:
-‘Yo le podría haber preparado frijoles ! No me di cuenta cuanto él estaba odiando comer los tacos con chile!’
Todos se dieron vuelta y miraron a la esposa del gallego:
-‘A mi no me miren.
Él siempre se preparó su propio almuerzo!’

—————————————-
Estan 2 gallegos pescando en un lago debajo de un arbol y de repente cae una cagada de paloma encima de la cabeza de uno de ellos.
-Oye Venacio, ¿Qué tengo aquí?
Señalando la cabeza con el dedo y Venacio le responde:
-Mierda.
Y el otro le dice:
-No hombre ahí no, arriba.

—————————————–
Un gallego llama a una aerolínea y pregunta
-¿Señorita podría decirme cuánto se demora el vuelo Madrid – New York ? l
La señorita le responde
-«Un momentito», el gallego le dice «muchas gracias» y cuelga….

—————————————–
Ahí tienen que es un mexicano, un portugués y un gallego, los tres iban en un avión, y éste estaba apunto de estrellarse cuando de repente se dan cuenta de que el avión contaba con sólo 2 paracaídas.
Y en eso, dice el gallego: Hombre, tomen ustedes los 2 paracaídas, un gallego siempre viene prevenido para lo que pudiera suceder.
Y los otros dos, sin más ni menos,… aceptaron la amable propuesta del gallego, y se tiran. Pasaron varios minutos antes de que el gallego cayera, y ya cuando lo vieron azotarse, fueron a verlo, y al lado del cuerpo se sorprendieron al ver que había una caja que decía:
«Para caídas, raspones y quemaduras»

—————————————–

Un par de gallegos dispuestos a poner una zapatería, oyen un comentario de que los mejores zapatos son los de cocodrilo, agarran un bote y se van a cazar cocodrilos… Después de como 50 cocodrilos muertos uno le dice al otro: mira, otro más que cacemos sin zapatos y esto se acabó.

A %d blogueros les gusta esto: