Y no fue el Acertijo ni el Guasón, sino un simple transeunte el que casi termina con la existencia del hombre murciélago.

Vía @awerajul

Por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *