Los propietarios de los primeros gimnasios de los años 40 empleaban estas máquinas para amasar a sus clientas y de paso grandes fortunas.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *