Borracho tratando de subir al caballo

Quieta, bestia, que me voy a subir.

El final se veía venir.

Ver también:  El horrendo comercial de Chorizo Goliz

Deja un comentario:

A %d blogueros les gusta esto: