Dios, ¿por qué me diste patas tan cortas?

Este pobre perrete sólo quiere comerse el chorizo, pero su paticortismo no se lo permite. Awww.

Ver también:  La casa del alfajor, uno de los peores comerciales de la historia

Deja un comentario:

A %d blogueros les gusta esto: